Blog / Casa Vesta, un proyecto de ensueño

23 de Jun, 2021, 11:06am

Hacer realidad una casa de ensueño implica la conjunción de varios factores, pero lo más importante es buscar a los aliados correctos, que faciliten el trabajo y se ajusten al presupuesto del cliente. Para las arquitectas María del Mar Filippini y Alejandra García esto fue posible con la Casa Vesta. “Como profesionales, nos llena de orgullo”, señalaron en esta entrevista.

La complicidad entre María del Mar Filippini Cattoni y Alejandra García se siente al entrar a su estudio. Durante la sesión de fotos comentan que se conocieron e hicieron amigas en la facultad de arquitectura y a pesar de que sus vidas tomaron rumbos diferentes por mucho tiempo, el trabajo las volvió a unir.

“Trabajamos juntas por primera vez cuando presentamos una propuesta conjunta en Casacor”, recuerda Alejandra. Durante la implementación de este proyecto y al notar que se complementaban a la hora de trabajar en cuanto a formas, ideales, gustos similares y el rigor que exige una obra, surgió la idea de hacer de ello algo más permanente. Pocos meses después, en 2018, habilitaron su estudio conjunto, donde nos recibieron para hablar de uno de sus proyectos más especiales: la Casa Vesta.

Se trata de una casa en San Bernardino en la que por primera vez, pudieron trabajar con las marcas asociadas a Vesta. María del Mar comentó que un amigo se acercó a ellas para construir su casa en San Bernardino. Explica que fue un cliente "fácil" porque sabía muy bien lo que quería y eso facilita las cosas. “Lo que buscábamos era una casa de revista, nosotras nos entusiasmamos y quisimos hacer eso realidad, pero a nivel presupuestario se complicaba bastante así que buscamos alternativas. Se nos ocurrió la idea de plantear a Vesta, aceptaron encantados y esta casa es el resultado”, expresó.

Gracias a esta alianza profesional, el cliente tiene la casa que soñaba a un precio mucho menor de lo que hubiera sido. “Nosotras, como profesionales, nos sentimos orgullosas”, afirma Alejandra.

Lo interesante de este proyecto, según comentaron, fue la manera de trabajar con las marcas socias de Vesta. “Vimos que entre ellos se apoyaban para terminar todo a tiempo, algo que no es muy habitual así que es una gran ventaja para cumplir con los tiempos y otras exigencias”, señala Ma. del Mar.

 

“Vesta era una necesidad”

La creación de una organización como Vesta, con socios y aliados estratégicos era una necesidad en Paraguay, según Filippini y García. Estas profesionales afirman que además de la ventaja de la atención preferencial y la garantía de contar con materiales de alta gama, la red de contactos que se va creando es un incentivo muy importante.

 

La casa

San Bernardino es la ciudad que alberga la Casa Vesta. El concepto que trabajaron fue convertir la obra en un “punto de encuentro”, crear espacios para que cada integrante de la familia pudiera disfrutar de sus distintos gustos con sus invitados.

Los pilares fundamentales a la hora de planificar el proyecto fueron dos: luz y ventilación. Aspectos indispensables, según las profesionales, a la hora de encarar un diseño en estos tiempos. El diseño interior de la casa estuvo a cargo de Jimena Samaniego, que con simples elementos, terminó de darle personalidad a la obra.

 

Aliados involucrados

Un total de ocho empresas asociadas a Vesta, tuvieron participación activa a la hora de construir y equipar la casa. Agpar se encargó de los Rolldors, Winix y Winix_V, que son los sistemas de puertas deslizantes para grandes espacios y aberturas.

Los equipos de domótica y seguridad, son de Protek, que aseguran un permanente control de funcionamiento y sistemas de cámaras inteligentes de última generación, gracias a su vasta experiencia en el mercado.

Ma. del Mar y Alejandra se caracterizan por la impecable terminación y los detalles, así que para esta casa apostaron a la provisión de revestimientos de Grama y pisos, griferías y equipamiento de primer nivel de HCenter, para las piletas y lavatorios de cocina y baños.

Como la luz es uno de los puntos más importantes de este proyecto, las arquitectas no dudaron en recurrir a Luminotecnia para los apliques, proyectores y un colgante que aporta personalidad.

Los muebles de cocina, vestidores y la barra del quincho fueron hechos a medida complementando el diseño inicial, por ello recurrieron a Achon, que además de las terminaciones es una garantía de calidad y durabilidad. Para que todo quede en armonía y priorizando también la calidad, aprovechando los beneficios de Vesta, los electrodomésticos fueron adquiridos de NGO.

La construcción de la Casa Vesta fue el primer desafío en conjunto para los aliados y según las profesionales, llenó sus expectativas. Está ubicada en San Bernardino y fue inaugurada en abril del presente año con mucha aceptación de parte de profesionales del rubro.



Hacer realidad una casa de ensueño implica la conjunción de varios factores, pero lo más importante es buscar a los aliados correctos, que faciliten el trabajo y se ajusten al presupuesto del cliente. Para las arquitectas María del Mar Filippini y Alejandra García esto fue posible con la Casa Vesta. “Como profesionales, nos llena de orgullo”, señalaron en esta entrevista.


0 comentarios